Archive for 27 enero 2009

Una galería de cuento

27 enero 2009
Exposición de Rebecca Dautremer en la galeria Jeanne Robillard.

Exposición de Rebecca Dautremer en la galería Jeanne Robillard

El mes pasado tuve la oportunidad de visitar en París la galería y agencia de ilustradores Jeanne Robillard, lugar de encuentro para los amantes de la ilustración infantil y juvenil. Desde hace cuatro años, Jeanne representa a un nutrido grupo de ilustradores, además de organizar exposiciones -tanto en su galería, como itinerantes por Francia y extranjero-.

Su ‘representada’ más conocida es Rebecca Dautremer quien precisamente exponía en ese momento. De las paredes de la galería colgaban los originales de su último libro, Elvis, recién salido al mercado francés. Contaba la galerista que, para la portada del libro, la ilustradora había ido preparando diversas versiones ya que ninguna terminaba de convencerle.

De hecho, en la imagen puede verse, debajo de la portada, una de esas pruebas, que tenía la particularidad de ser su primer cuadro sobre lienzo. Parece ser que, por este motivo, se trataba del único expuesto que estaba a la venta sólo a medias, ya que Rebecca Dautremer todavía no tenía claro si iba a desprenderse de él o no… ¡os diré que la lista de espera, en previsión de que finalmente se decidiera, era bastante larga!

El devorador de libros

19 enero 2009
El increible niño comelibros

El increíble niño comelibros

Los libros en general y los cuentos en particular, en todas sus facetas. Las historias, ilustraciones, diseño, el libro como obra, pero también como objeto… y, cómo no, la fascinada expresión de los pequeños lectores ante los giros inesperados de la historia. Lobos, hadas & Cía nace con el propósito de encontrarles a todos ellos un pequeño rincón.

L’extraordinaire garçon qui dévorait les livres (El increíble niño comelibros – Ed. FCE), de Oliver Jeffers, inaugura este espacio porque se trata de uno de mis libros infantiles favoritos. Un cuento sorprendente y divertido ilustrado con los maravillosos dibujos de este autor/ilustrador cuyos trazos, aparentemente sencillos, son de una enorme fuerza y expresividad. Además, gracias a la composición -poco habitual- de sus páginas, la historia te lleva en un suspiro de la primera a la última página, para terminar con un enorme mordisco.

Pero, sobre todo, si escojo este libro como punto de partida para el blog es porque, en cierta medida, me siento identificada con su protagonista, un niño que no puede dejar de devorar -en su caso literalemente- libros. En su contraportada, una advertencia: “Se ruega no mordisquear este libro en casa”, así que creo que le haré caso y antes de llegar a la situación de Henry, su protagonista, canalizaré esta pasión por aquí. Lo dicho, El increíble niño comelibros, un libro para ‘devorar’ una y otra vez.

El increible niño comelibros

El increíble niño comelibros

El increible niño comelibros

El increíble niño comelibros