Posts Tagged ‘Libros’

Preferiría no discutirlo…

9 octubre 2009

Bartleby, el escribiente

Bartleby, el escribiente

… al menos por ahora. Leía esta semana otra magnífica edición de los Ilustrados de Nórdica, en este caso Bartleby el escribiente, de Herman Melville (Nueva York, 1819-1891) con ilustraciones de Javier Zabala (Léon, 1962).

Bartleby es un personaje curioso, nadie sabe de dónde ha venido ni a donde irá. Él simplemente prefiere no contarlo y con su actitud exaspera y desarma, a partes iguales, a quienes lo rodean. El resto de personajes no le va a la zaga, cada uno con sus propios ritmos y excentricidades, empezando por el narrador, un abogado propietario del bufete al que va a parar Bartleby… porque eso es lo máximo que el escribiente aporta el lugar, estar parado allí. Una fantástica historia de desobediencia y no-reacción.

Las ilustraciones de Javier Zabala ponen rostro a este misterioso personaje, una tarea que no debió ser sencilla habida cuenta de lo misterioso que resulta. El resultado está más que logrado y, a mi modo de ver, capta no sólo su esencia sino también la de todo el ambiente en el que se desarrolla la historia.

Pues bien, como decía, disfruté mucho de su lectura pero al terminar me vino a la cabeza un debate que veo cada vez más a menudo. ¿Realmente aporta algo la ilustración a estos textos que no fueron concebidos así originariamente? Si bien es verdad que la ilustración puede mermar en algún momento el desarrollo de nuestra propia imaginación a la hora de dibujarnos el escenario en el que se desarrolla la historia, yo sí creo que aportan, y mucho. Estas ediciones se convierten en piezas que reúnen la obra de dos artistas, el autor y la interpretación que otro artista hace de su texto. ¿Por qué renunciar a esta doble dosis de creatividad?

La presencia de la ilustración es cada vez mayor y aunque no es nada nuevo, a principios del S.XX artistas como Matisse o Picasso ilustraron el Ulises o Lysistrata, aumentan también las voces que se levantan contra ella. Veremos en qué queda esto.

Una combinación perfecta

5 octubre 2009
Poèmes de Raymond Queneau

Poèmes de Raymond Queneau

Viaje relámpago a Barcelona y visita fugaz a La Central. Curioseando en la sección de poesía, encontré un libro que inmediatamente quise para mí: Poèmes de Raymond Queneau (Bayard).

Lo primero que me cautivó fueron las ilustraciones de Thomas Bass (Strasbourg, 1975), su personalidad, lo que transmiten desde una aparente sencillez y, sobre todo, el sentido del humor que destilan. Fueron pues esas imágenes las que me llevaron a descubrir las poesías de Raymond Queneau (Le Havre, 1903), autor de Zazie dans le métro.

Queneau juega con las palabras, las transforma e inventa, llegando, incluso, a introducir argot reproducido tal y como se pronuncia para construir unos poemas que son auténticos juegos malabares. Una combinación perfecta de texto e imágenes, que arranca más de una sonrisa.

No he podido evitar después buscar más trabajos de Thomas Bass, del que ya me he convertido en fan.

Ilustración de Thomas Baas para el poema Le premier Mai

Ilustración de Thomas Baas para el poema Le premier Mai

***********************************************************************************

Petit séjour à Barcelone et visite plus que rapide à la librairie La Central. En flanant au rayon poésie j’ai découvert un livre que j’ai tout de suite voulu: Poèmes de Raymond Queneau (Bayard).

J’ai été vite attirée par les illustrations de Thomas Bass (Strasbourg, 1975), leur personnalité, tout ce qu’elles transmettent avec leur apparente simplicité et, surtout, leur sens de l’humour. Ce sont donc ces images qui m’on fait découvrir les poèmes de Raymond Queneau (Le Havre, 1903), auteur de Zazie dans le métro.

Queneau jongle avec les mots, en les transformant mais aussi en les inventant. Il lui arrive même d’introduire de l’argot, non seulement écrit mais aussi reproduit comme on le prononce. Le résultat, une combinaison parfaite de texte et d’images qui nous arrachent de grands sourires.

Plus tard, je n’ai pas pu éviter de faire un tour sur internet pour en savoir plus sur Thomas Bass… un régal!

‘El libro negro de los colores’

15 abril 2009
El libro negro de los colores

El libro negro de los colores

BSO: Ella Fitzgerald.

El libro negro de los colores, de Menena Cottin y Rosana Faría (Ed. Libros del Zorro Rojo), propone al lector una singular experiencia sensorial: percibir los colores en un libro cuya principal característica es, precisamente, la ausencia de color.

La obra, que obtuvo un merecido primer premio en la categoría Nuevos Horizontes de los Bologna Ragazzi Award 2007, rompe barreras gracias a sus ilustraciones en relieve que los niños –por experiencia- adoran tocar.

Tomás, un niño invidente, es nuestro guía en este viaje. Sus reflexiones, recogidas en breves textos transcritos al braille, empujan a nuestros dedos a recorrer las plumas, fresas y gotas de lluvia que pueblan sus páginas. Una hermosa invitación a desarrollar nuestra imaginación.

‘P de papá’

19 marzo 2009

P de papá

P de papá

BSO: Silencio total.

Papá ambulancia, perchero, grúa, colchón, túnel… un placer de libro con el que celebrar la complicidad entre padres e hijos. P de papá (Ed. Kalandraka), de Isabel Martins y Bernardo Carvalho.

‘Érase 21 veces Caperucita Roja’

5 marzo 2009
Érase 21 veces Caperucita Roja

Érase 21 veces Caperucita Roja

BSO: In Between Dreams, de Jack Johnson* (Banana Pancakes).

Lo sé, no puede decirse que sea una novedad, pero ese no es motivo para olvidarlo… es buenísimo!!! Costó encontrarlo, eso sí. En la primera librería en la que pregunté por él, me dijeron que parecía que Media Vaca se había quedado sin distribuidor… miserias de las pequeñas-aunque-grandes editoriales, que luchan para sobrevivir. Espero que ya esté solucionado el problema, sería una pena que sus libros no se encontraran. Total, que en algún momento pensé que el libro se había esfumado y cuando estaba a punto de comprarlo online -siempre nos quedará internet!-, apareció. El esfuerzo mereció la pena.

Érase 21 veces Caperucita Roja recoge los trabajos hechos durante un taller para ilustradores conducido por Vicente Ferrer, editor de Media Vaca, en el Museo Itabashi de Japón en el verano de 2003. Se propuso a los alumnos que, más allá de ilustrarlo, reinterpretaran el clásico cuento de Perault. El resultado, de lo más variado, es una colección de divertidas historias ilustradas, cómo no, a dos tintas: caperucitas gemelas, macarras, enamoradas -del lobo, por supuesto-, personalizadas, únicas…

Érase 21 veces Caperucita Roja

Érase 21 veces Caperucita Roja

¡CUIDADO!, pese a lo que pueda parecer, tal vez alguna de ellas sea un poco ‘siniestra’ para los lectores más jóvenes  😉

(*A partir de ahora procuraré incluir la música que escucho mientras escribo… un pequeño reflejo de los estados de ánimo)

El devorador de libros

19 enero 2009
El increible niño comelibros

El increíble niño comelibros

Los libros en general y los cuentos en particular, en todas sus facetas. Las historias, ilustraciones, diseño, el libro como obra, pero también como objeto… y, cómo no, la fascinada expresión de los pequeños lectores ante los giros inesperados de la historia. Lobos, hadas & Cía nace con el propósito de encontrarles a todos ellos un pequeño rincón.

L’extraordinaire garçon qui dévorait les livres (El increíble niño comelibros – Ed. FCE), de Oliver Jeffers, inaugura este espacio porque se trata de uno de mis libros infantiles favoritos. Un cuento sorprendente y divertido ilustrado con los maravillosos dibujos de este autor/ilustrador cuyos trazos, aparentemente sencillos, son de una enorme fuerza y expresividad. Además, gracias a la composición -poco habitual- de sus páginas, la historia te lleva en un suspiro de la primera a la última página, para terminar con un enorme mordisco.

Pero, sobre todo, si escojo este libro como punto de partida para el blog es porque, en cierta medida, me siento identificada con su protagonista, un niño que no puede dejar de devorar -en su caso literalemente- libros. En su contraportada, una advertencia: “Se ruega no mordisquear este libro en casa”, así que creo que le haré caso y antes de llegar a la situación de Henry, su protagonista, canalizaré esta pasión por aquí. Lo dicho, El increíble niño comelibros, un libro para ‘devorar’ una y otra vez.

El increible niño comelibros

El increíble niño comelibros

El increible niño comelibros

El increíble niño comelibros